Se ha demostrado que existen algunos hábitos que ayudan a mejorar el rendimiento en el trabajo. Muchos de estos hábitos consisten a veces en saber en qué concentrarse, qué evitar y, lo más importante, cuándo detenerse.

 

  1. Evita la multitarea

Los estudios indican cómo alguien puede perder el 40% del tiempo productivo si realiza múltiples tareas a la vez. Lo que alguna vez se pensó como algo bueno, poder manejar más trabajos simultáneamente, ha resultado poco eficaz para mucha gente.

 

  1. Evita las notificaciones

La falta de concentración puede venir de múltiples formas:  correo electrónico, llamadas telefónicas, mensajes de texto e incluso las interacciones en las redes. De hecho, un estudio demuestra cómo los empleados agotan 56 minutos por día gracias al uso del teléfono no relacionado con el trabajo.

 

  1. Mantén un espacio de trabajo ordenado

Uno de los puntos clave en eficiencia es mantener un entorno de trabajo ordenado. Tómate unos momentos al final de cada día de trabajo para ordenarlo.

 

 

  1. Crea un espacio de trabajo «verde»

Rodearte de plantas o vegetación afecta positivamente a la productividad. Los estudios muestran cómo las plantas ayudan a impulsar los procesos de pensamiento en un 26 % cuando se usan en el espacio de trabajo.

 

  1. Tómate tu tiempo para las tareas

Siempre es mejor hacer una tarea bien la primera vez que volver atrás y corregir los errores.

 

  1. Toma descansos regulares

Los estudios muestran cómo los humanos pueden sufrir fatiga fisiológica cada 90 minutos de trabajo. Tomar un descanso permite que el cuerpo y la mente se relajen.

 

  1. Evita malas posturas mientras estás trabajando

Sufrir molestias o dolores musculares por adoptar malas posturas trabajando pueden influir en el descanso o en la falta de sueño y por lo tanto a la hora de concentrarse en una tarea.

Ten presente siempre cómo tienes ajustada la silla y a qué distancias tienes la pantalla y el teclado del ordenador

 

 

  1. Realiza alguna actividad o ejercicio físico

El ejercicio físico aparte de generar múltiples beneficios también aumenta el poder del cerebro . Muchos estudios muestran cómo la salud y el estado físico mejoran las capacidades cognitivas, como la memoria y el pensamiento lógico.

 

  1. Comer refrigerios saludables

Se sabe que los alimentos ricos en carbohidratos y grasas causan fatiga, somnolencia y falta de concentración. Es por eso por lo que una comida poco saludable puede afectar el rendimiento de un empleado durante todo un día.

 

  1. Tener planes de bienestar en la empresa

El estrés, los dolores musculares, la fatiga…afecta gran parte de la plantilla de una empresa. Cuidar la salud y bienestar de tus trabajadores es un factor clave para mejorar su productividad y la percepción del empleado hacía la empresa.

¿Qué son los planes de bienestar?

Son programas para la promoción de actividad física y la adopción de hábitos saludables tanto en el ámbito laboral como fuera de él.

Si quieres más información no dudes en escribirnos.